Alunando

Esnobismo y vulgaridad

Tratar de construir con este nervio furtivo una habitación donde entren los arboles, despeine el sol y duerma una nube.

"Y os daré un poema lleno de corazón en el cual me despedazaré por todo lado"

" ¿Qué es arte?

- Nada que no pueda hacer un carnicero-"

lunes, 24 de junio de 2013

El Gran Chiste





"Y he aquí - dijo el Director sentenciosamente - el secreto de la felicidad y la virtud: amar lo que hay obligacion de hacer. Tal es el fin de todo el acondicionamiento: hacer que cada uno ame el destino social, del que no podrá librarse."
-Aldous Huxley



El país del desangrado sagrado corazón sigue a sus asesinos, prepara la emboscada, quiere cazarse a si mismo, apresarse, romperse la nariz y dejarse de cabeza, reventarse hasta la muerte, colgarse una piedra al cuello y lanzarse en un océano de aceite hirviendo porque sabe que no puede morirse, no puede, sufre mucho y nunca muere. Encuentra al asesino encabezando una lista de 25 personalidades célebres:

Puesto 1.Un asesino, 
Puesto 2.Un Asesinado, 
Puesto 3.La siempre buena ciencia. 

la nación encuentra al asesino y lo condecora sin bajarle la mirada a los muertos. Los niños no tienen la culpa, al país lo han parido al revés, ¡al contrario!, crecemos hacía adentro, mientras la delgada piel de la civilización nos aleja del miedo, el país más feliz del mundo patalea en su útero y sonríe, Huxley nunca pudo mentir, la ciencia ficción era todo lo que tenía, cuatro tabletas de soma metidas de por vida en el centro de su cerebro predijeron la fatal realidad. Me hace gracia, yo me rio, él se ríe, todos nos reímos, la cara de los ciudadanos no tiene forma, salgo, tú también, tú más, tu cara es igual a un poema de Mario Santiago en ingles, tu cara es igual, porque tú tampoco tienes vergüenza.


Camino rápido, no niego nada, tengo un trabajo, no hay nada que negar, en esta silla apenas puedo hacer algo por mí, sálvenme, todos los que se han sentado a trabajar en sus sillas junto a mí, sálvenme ustedes, la risa de la ironía, el puño cerrado, el pordiosero empujado sin un Marlboro, la puerta cerrada, de nuevo la risa, la desesperación ciudadana de los siete días, espero por eso aquí sentada leyendo poemas mexicanos, sálvense, hagan el favor de salvarse.

Álvaro Uribe el pobre nuevo Gran Colombiano.