Alunando

Esnobismo y vulgaridad

Tratar de construir con este nervio furtivo una habitación donde entren los arboles, despeine el sol y duerma una nube.

"Y os daré un poema lleno de corazón en el cual me despedazaré por todo lado"

" ¿Qué es arte?

- Nada que no pueda hacer un carnicero-"

domingo, 22 de octubre de 2017

Naturaleza Muerta

Desde: New-Spleen


Hace veintidós años entendí al fin el propósito último de mi vida. Leí en su totalidad la Nacar-Colunga y cuando terminé la última frase “La gracia del señor Jesús este con todos los santos, amén”, lo vi claramente,  necesitaba comprar una Wistar albina con problemas de crecimiento, cuyo peso y talla fueran muy inferiores a la media para su especie. Yo caminaba por el costado derecho de la vía y el cielo estaba lleno de nubes que tenían el mismo color, exactamente el mismo color que el costado de un edificio nuevo en esa calle. Viéndolo de lejos me pareció increíble que un edificio tan alto pudiera camuflarse así, es decir, que se hubiera logrado cubrir una superficie tan amplia con  un color tan complicado de replicar, y sentí que todo naturalmente se trataba de la necesidad arquitectónica de ocultar un error muy grande, un edificio de bases inestables construido sobre arcillas altamente deformables del subsuelo. Al cruzar la calle vi que el edificio había comenzado a hundirse  en el pavimento. Estuve pensando a qué velocidad increíblemente lenta debía haber comenzado todo ese hormigón a mover la tierra bajo de sí con su peso de diez pisos de departamentos sin vigilante pero con doble cerrojo en cada puerta de entrada a los garajes, mientras el suelo a su alrededor comenzaba a fracturarse literalmente y el concreto se separaba en una línea muy fina que rodeaba el edificio como una falla geológica. Cuando lo vi, entendí que debía ir inmediatamente a una tienda de mascotas, así que caminé en línea recta junto a la fractura del suelo, es decir paralela a esta especie de surco que no era para nada perfecto pero si muy delgado, y un par de casas adelante me paré en silencio frente a unos ventanales de tamaño promedio a través de los cuales se veían unos cristalitos más pequeños que conformaban unas cajas transparentes en las que yo esperaba que hubiesen varios, o ya directamente bastantes ratones muy pequeños revolcándose en los montones de delgadas láminas enroscadas de madera, y cuando no vi ningún animal a través de los cristales, sino que me vi a mi misma parada ahí en silencio, no me gustó mucho, de modo que preferí entrar a la tienda de mascotas diciendo hola, y el dependiente de la tienda me miró fijamente como si yo estuviera haciendo una ponencia sobre la noción de poder en Foucault y la implicación directa de esa idea sobre los discursos acerca de las dificultades para establecer un salario igualitario entre géneros, no directamente sexos, noción que tiraba por los nuevos suelos ex-acuíferos toda la diferenciación entre hombres y mujeres que creíamos que existía tan sagrada y binariamente. Entonces el dependiente seguía viéndome y se tocaba la barbilla con interés, de modo que yo comencé a mover la pierna derecha como si estuviera impaciente hasta que por fin cedió y se agachó por debajo del mostrador. Al subir me dio una cajita de cartón sellada y me dijo, vete por favor y gracias por tu compra, y yo tomé la cajita y le dije, bueno pero no te he dado un solo centavo, y él dijo gracias por tu compra, y yo dije, no tengo dinero ahora, y él dijo gracias por tu compra, y yo dije, quizá puedo pasar en un rato pero no estoy segura de que eso vaya a ocurrir, y él dijo gracias por tu compra, ya vete por favor, y yo dije, no es una compra a menos de que exista un intercambio monetario real, y él dijo, está bien, y me dio un billete nuevo con la cara de Carlos Lleras Restrepo, y yo dije, creo que no es suficiente, y él sacó de su bolsillo otro billete idéntico y me lo entregó, y yo le dije, ahora es seguro que hemos concretado este negocio, y él dijo gracias por tu compra, y yo dije gracias a ti. Me llevé la cajita y caminé hasta mi casa sin abrirla, y le puse al ratón mi nombre y se lo susurré muy despacio a través de las fibras de papel entretejidas, una capa sobre la otra sin ningún cuidado hasta formar la fuerte mezcla de fibra de pino y papel reciclado y en la habitación puse una jaula de pájaros colgando del techo, como si fuera una casa de té en Beijing antes de la llegada de los comunistas, y me las arreglé para meter la pequeña caja ahí dentro, y de pie a una distancia de un metro por lo menos me acomodé para observar un momento al ratón. La caja no tenía agujeritos para que pudiera respirar, las virutas no crujían entrechocando dentro y por eso no sonaba nada, creía que el ratón dormía y prendí un cigarrillo para ponérmelo en la boca mientras me quitaba la chaqueta, apreté el nudo de los cordones de mis zapatos y decidí que lo mejor era limpiar el sitio, entonces saqué de la habitación la cama, el escritorio, el armario y la mesa de noche, puse todo eso en el pasillo, y después traje lejía y alcanfor y estuve toda la noche tallando los espacios entre una baldosa y otra, de rodillas, con los ojos cerrados como un perro ciego que se arrastra oliendo a su amo de un lado al otro de la habitación, y luego de tres o cuatro horas ya me dolía la piel de las manos, mis rodillas tibias y rosadas se comportaban muy temblorosas por la posición que había tenido que adoptar en la vida, finalmente cuando terminé de tallar agarré varios pañuelos Hermès de última temporada con grabados orientales en dos colores y sequé todo lo que hacía falta, y tiré los pañuelos a la basura y mientras estaba afuera de la habitación me quité los zapatos porque ahora el sitio era prácticamente un Tatami sin virtud aparente solo por estar a nivel del suelo, es decir, por ser el suelo mismo, sin embargo, tan limpio, y tibio  a pesar de todo porque para cuando terminé eran las tres de la tarde del día siguiente y todo estaba iluminado, y el sol calentaba las baldosas. Mientras estuve afuera me di una ducha y luego me puse la ropa más cómoda que encontré, una sudadera gris, y unas medias blancas nuevas, y una camiseta esqueleto también blanca y 100%  cotton. Entré con el cabello húmedo, los calcetines blancos y relucientes y me puse de pie frente a la jaulita otra vez a un metro de distancia y comencé a mirar al ratón que seguía dentro de la caja sin hacer ruido, y entonces me di cuenta que era un animalito tan silencioso casi como yo y además tenía mi nombre, y creo que por eso comencé a llorar, y prendí otro cigarrillo mientras la luz del sol entraba por las ventanas y atravesaba linealmente los espacios entre un trozo de persiana y el otro, entre un trozo de aluminio de la persiana veneciana y el otro, y mis piernas parecían algo especial cuidadosamente puesto allí como parte de este momento hecho para que el ratón pudiera sentirse tranquilo mientras dormía dentro de la caja. Me quedé mirándolo muy seriamente, muy seriamente de verdad, sintiendo que era un momento único entre nosotros, y cuando terminé de fumar, puse la colilla en un cenicero de cristal que me recordaba las ventanas de la tienda de mascotas, y aplasté la colilla despacio y con mucha fuerza sobre el cenicero sin quitarle la mirada de encima al ratón, sintiendo que mi vida y la suya eran un evento fílmico de baja categoría, pero en el que mi papel era representado por Philip Seymour Hoffman al igual que el del ratón, y mientras todavía las lágrimas me escurrían por la cara,  le dije, tú y yo sabíamos de qué se trataba esto, tú y yo lo sabíamos, y me sentí después con la obligación moral de explicárselo, te compré porque te odio, le dije, te odio de verdad, de un modo tan miserable que inclusive me siento culpable, me parece que eres el peor trato que haya hecho en la vida, y creo que eres penosamente inferior, no creo nunca que puedas procrear ni crecer ni amar ni entender nada, pienso que eres inútil y no quisiera tener que verte nunca más. Dentro de la caja no había ningún ruido. Pero lo único que tengo en la vida, seguí, es esta habitación impecable en la que debo pasar los próximos diez o quince años, y ahora como la habitación está vacía, solo estás tú, ¿entiendes lo que significa? eres lo único que tengo en el mundo, lo único que tengo en este mundo eres tú, y te odio, te odio tanto, pero vamos a tener que aprender a lidiar con eso porque siento que luego de haber tomado esta decisión y a pesar de las promesas de la Nacar-Colunga, además de esta unión perfecta en el mundo ya no hay nada. 

jueves, 10 de agosto de 2017

Vernon Subutex I (fragmentos) - Virginie Despentes





El sonido es excelente, este tío es un genio. Siempre hay que confiar en Gaëlle. A primera vista todo el mundo se ha preguntado pero quien es ese pringado y entonces él ha sacado su iPod, el tío es dios, es agua bendita en las orejas. los altavoces Klipsch escupen Rod Stewart, ese tío está chalado, se atreve con todo, y encaja perfectamente. Es el Nadia Comaneci de la playlist. Desde esta noche es su Dj residente. Red Bull y rayas de coca, llegan las chicas, en grupos, Son borrachinas fáciles y vulgares, así nos gustan por la noche. Un capullo pota en las plantas. Kiko lo agarra del hombro y le escupe al oído "lárgate de mi casa lárgate ahora mismo lárgate" y el tío  balbucea algo pero Kiko lo empuja hacia la puerta sin escucharlo. Odia a los pringados que no aguantan el alcohol. Una rubia platino, en los huesos, se tambalea sobre unos tacones raros. parece que camine por una cuerda floja. Clavículas prominentes, le dan ganas de romperle un hueso. Neuronas fritas. Se le ocurre de repente la idea de subirse a la barandilla de la terraza y saltar. Solo por cortar el rollo. Esta mañana al levantarse Kiko se dijo esta noche quiero tranquilidad. necesitaba descansar, comer japo, ver una película y dormir para recuperarse. pero había olvidado que daba una fiesta en su casa - habría podido anularla pero exigía más esfuerzos que dejarlo correr. Ha venido Claudia. Esta en París para hacer la portada de Vogue. Le gusta estar rodeado de gente que tiene éxito en lo que hace. Desprenden buena energía. ha venido con sus amigas del photo shoot, hoy en día las modelos son las It Girls de la pasada década. Has been. Demasiadas. Desechables. Hasta los losers de llevan a la cama a  una chica recién bajada de la pasarela. la frase le parece divertida y la tuitea. Compite con Jé, que está en Shangai - qué hora es allí, no es posible que este tuiteando a esta hora: "estudio el verde de mi vómito", ilustrado con una foto. Que asco. Vete a saber qué cojones hace allí. Aparte de ponerse enfermo. Desde la ultima de James Bond, Kiko se prometió ir a Shangai. no por el curro - ir y tener tiempo para salir del hotel. Sentir la ciudad. pero tiene pocas vacaciones. Es lo que hay. Dedicas el tiempo a ganar la máxima pasta posible pero para pulirtela tendrías que cogerte días de descanso compensatorio. y eso en su trabajo no se hace. Su trabajo es cuestión de velocidad. Los que no están en ese mundo no lo entienden. Creen que estudia empresas. Kiko es un sprinter. reacciona en centésimas de segundo, avanza al ritmo de las maquinas. Black holes. Un crac bursátil dura un segundo y medio. Los beneficios se cuentan por miles de millones. O las perdidas. y tú eres responsable. Infrainestabilidad. No le da tiempo a tocar el suelo, gira con el diapasón del logaritmo. enchufado a una pulsación subterránea, que el humano corriente no percibe. Reacciona en situaciones chungas a la velocidad del sonido. Se cuenta en miles de millones y se cuenta en segundos. Esta siempre alerta, un guerrero de excepción. Britney Spears, "Work Bitch". Subutex es un colega, lee el pensamiento, sabe lo que hay que ofrecer para que la cosa se mueva. Música de gimnasio.

(...) Hay que saber diferencia las cosas. La fiesta y el destroy son para la noche. Durante el día, hay que saber limpiarse la nariz y no andar provocando. Le cansa. (...) Jeremy ya no sabe coger las olas. Ahora forma parte de la multitud a la que Kiko deja en la cuneta - no va a culpabilizarse por ser un asesino. Entiende que no todo el mundo puede. Siempre en la palestra, siempre con aplomo. la mayoría de sus conocidos están ya fuera de servicio. La partida es larga, la partida es dura. Danzad danzad, malditos, Kiko sera el ultimo en la pista. Para Jeremy se acabo. Su padre no lo dejara caer del todo pero esta acabado. Su cerebro debe de ser como un buñuelo chino pasado. Se enfrió una vez frito. No volverá a subir al Ring. (...) las chicas se quedan secas cuando van muy cargadas, les hace daño cuando follan, chicos, cuidado con el prepucio. Lo tuitea. Pero para lo que no tienen prepucio, con su polla que no siente nada. Esta noche puede meter la suya entre los muslos de cualquiera de ellas. A eso han venido, ven lo grande que es el piso, se calientan, quieren comerle el rabo al tio que puede pagarse algo así. lo ve todo. Es una superficie sensible y alerta. es la droga pero no solo- su cerebro es una gigantesca intersección. como el centro de Tokio. Los datos lo atraviesan, organiza. Se pasa el día controlando ocho pantallas y dando ordenes por teléfono. Se multiplica. A fuerza de entrenamiento, su cerebro funciona cien veces mejor que el de cualquier director general. Un director de banco es como un tío que sube la montaña en burro mientras el se desplaza en cohete - tres veces la vuelta al mundo, todos los días, y no solo la vuelta al globo con pasos de gigante, de mercado en mercado, sino el mismo trayecto en corte transversal-, sintetiza los datos, capta los que se combinan, los conecta. Emisor receptor. Centro de clasificación intergalactica. Enchufado a la hora del mundo. Tanto en un pueblo siciliano como en un metrópolis india, de la tundra a la selva amazónica, en todas partes es la hora del mercado. nuestro valor es la velocidad, la ubicuidad es nuestro don. el coche de carreras va demasiado deprisa para que se pueda cambiar su trayectoria, es cuestión de feeling. Kiko siente el tiempo, él es la aguja grande del reloj. En la hora global. El es mas rápido, mas poderoso. No tiene nada que ver con la droga. Gestiona. por la mañana una puntita y funciona sin tomar nada hasta la pausa de las dos - primera raya. Gestiona, durante el día solo toma lo que necesita para mantenerse sobre la cresta. nunca verse en el tuner. Es un sufista excepcional. Se merece ese piso, se merece las chicas que menean el culo en el salón, se merece la droga dura. Se merece sus Berluti. Él lo vale. hacia arriba, en círculos concentricos - todo el mundo daría cualquier cosa por estar en su lugar.

(...)

Por qué eres pobre tú, por qué no has pasado de ser un pobre miserable. De crío debieron de alimentarlo a base de cacahuetes en platos de papel, toda la vida papeando crepes congeladas y carne atiborrada de antibióticos. la cultura de los pobres le a arcadas. Se reduce a eso: papeo demasiado salado transportes públicos currar por menos de cinco mil euros al mes y comprarse ropa en un centro comercial. Coger el avión  y tener que esperar en los aeropuertos en sillas duras sin nada para beber y sin los periódicos, que te trates como a una mierda y viajar en asientos de segunda, ser un gilipollas de segunda, con las rodillas encogidas y los codos de la vecina en las costillas. Tragarse carne vieja celulitica. Acabar la semana de curro y hacer la limpieza y la compra. mirar el precio de las cosas para saber si puedes pagarlas. Kiko no lo haría, atracaría bancos se pegaría un tiro encontraria una solución. no lo soportaría. Si lo hacen es porque se lo merecen.(...) los tíos como el nunca se comportan como esclavos. El se mantiene en pie pase lo que pase - ates palmarla que arrodillarse. El que se deja dominar merece que lo dominen. Es la guerra. Él es un mercenario. No te echas a llorar cuando caes en el frente. Estas ahí para luchar (...) ¿Crees que tenemos tiempo pasa examinarnos el ojete y preguntarnos si esta bien? quien es el mas fuerte. El mas rápido. solo eso importa. En cuanto oyes la respuesta, dale caña. (...) pero hazte las peguntas correctas: quien vende los programas? esos son los amos del mundo. Pregúntate qué fabrica quien vende los programas? esos son los amos del mundo. Pregúntate qué fabrica Google en lugar de lloriquear porque en lugar de lloriquear porque ya no entiendes nada de la industria.



Doce trenes de retraso, colega. la única pregunta valida es quien inventa los logaritmos. El pueblo llano teme que suba la extrema derecha. Para los mercados nada cambiaría. Estos y otros, nunca se nota la diferencia. No retrocederemos mas. Todavía están en los años treinta. Kiko esta enchufado al flujo único, al poder en linea directa, el dinero pelea, se hincha y se encabrita pero Kiko sujeta las riendas. ¿Se pide al piloto de un bombardero que analice su estado de animo? todavía defienden la enseñanza y la seguridad social. Subnormales. ¿los parados necesitan leer en su tiempo libre? ¿acaso él se lleva dinero cuando no lo produce?  se acabó el viejo mundo. ¡Que necesidad hay de educar a gente a la que ya no necesitamos en el mercado laboral? la próxima vez que se haga un llamamiento los pueblos de Europa sera para la guerra. Nadie necesita aprender literatura y matemáticas para ir a la guerra, eso es lo que reactivaría la economía. una guerra.  Pero parados letrados... francamente, qué estupidez. La gente cree que en la bolsa están al tanto de los movimientos contestatarios-¿De verdad creen que les conmueve ver a cuatro tíos que ya no pueden pagarse las habichuelas? siempre ha sido así. Es duro. Es la guerra (...) cuando le llegue el turno a Kiko... también estará solo. Es un mercenario, sabe que no puede contar con nadie, las guerras hay que ganarlas. Sobrevivir. Tener las herramientas adecuadas. El logaritmo exacto. Lo demás, poesía, falsas promesas (...)  ve a los que se han retirado a los cuarenta años. palacios carros grandes y putas guapas, se van a vivir a países donde les toca los cojones con los derechos humanos, donde están por delante, no jodidos a impuesto. No ve ni a uno solo con lagrimas en los ojos porque el negrito no come bien. Intenta hacer lo que yo hago y verás. Me entero, adivino, adelanto, anticipo, giro. Siempre alerta. Malas  noticias para los franceses: se acabo la fiesta. circulad, ya no queda nada que vender. hemos liquidado nuestros frigoríficos nuestros ordenadores ahora cogemos los stocks y vamos a vender a otra parte ¿y entonces que vas ha hacer, a parte de lloriquear? ¿mataros entre vosotros? buena idea. Tenemos armas para vender. la gente de su país es imbécil, ingrata y arrogante. gritan por la calle creyéndose importantes. Nada. Desde donde estáis no se os oye. Ni un rumor llega a nuestros oídos ya esta perdido. el pescado esta vendido. agitad vuestras papeletas. No se os oye, ni de lejos

(....)

Es increíble, el tipo tiene un sexto sentido. Está a los mandos, y su nave espacial despega. Es coherente, la gente los cuerpos el sonido... es muy coherente (...)  Mira lo que les haces a esas perras, no tardará en montarse una orgía en el salón. En realidad hasta el careto le pega. No es tímido, es misterioso. A primera vista pensó que era tímido. Los odia. Al menos, los matones tienen rabia, son bocazas. Tienen la mirada fría. La timidez es la marca de los falsos. La clase media, los modernos. Los mindundis que se creen alguien. la timidez denota complejo, y el complejo denota traición. hay que tener cuidado con a quien dejas entrar si quieres  que el ambiente sea fluido. hay que filtrar. una casa se gestiona como un país. Hay que impedir el paso a los indeseables, ser despiadado y estar entre personas que saben divertirse. Yo pago mi party pero selecciono.

(...)

Mueve el cuerpo nena, muévete. me ocupare de tu caso. Esta noche no te voy a follar, estoy muy cansado, pero te llevare a la cama. Dormiremos acurrucados. (...) Me voy a quedar dormido con dos dedos metidos en tu coñito depilado pero no te follare, no tengo energía suficiente, quizá me la chupes pero creo que ni siquiera pode correrme. En su casa, el porno se hace en su catre. Es un dios. su habitación esta lo bastante lejos del salón para que deje que la gente se divierta. Es un príncipe. No se despide, hace un gesto a la chica para que vaya con el, y ella obedece. Todas son así, y las que remolonean demasiado para venirse a la cama cuando les silbó que se vayan a tomar por culo, siempre habrá otra lo bastante lista para calentarlo. Porque mañana, vete a saber, quizá me acuerde de ti lo bastante como para hacerte un regalo. Depende de ti, de si das la talla.






lunes, 31 de julio de 2017

Me he enterado en el metro que un día como hoy se murió Monet








Quiero salir y bailar contigo pero no puedo
tengo 39° de fiebre
traducidos en un calor insoportable bajo mis brazos
y una garganta en verano,
mi hipotálamo se siente pesimamente,
mis pulmones son como dos esponjas exprimidas
llenas de sopa muy tibia
y dentro de ellos
largos hilos de pasta
[que miden cuatro mil trescientas veintiocho millas náuticas]
preparada en una cocina tradicional
por un tipo que no es cocinero sino camarero
se enredan y se rompen

mis células hierven
dentro de un caldo muy espeso
en el que flotan
algunos pulpos diminutos y
pequeños camarones rosas,
trozos de apio
y cebolla,
como si fuera un cuadro de Monet
que se cuece dentro de una olla gigante
de la que no para de salir vapor.

Mientras yo estoy postrada en esta cama
él dirá que te ama,
pondrá sus manos suaves de camarero en jefe
sobre tus hombros
acercara su boca a tu nuca diciendo
estoy enamorado de ti,
y tú vas a llorar,
porque ser sinceramente amado por alguien
es algo
realmente
especial.

Sé que aquí todo se siente como en cualquiera de nuestras conversaciones,
Pero entiende que solamente tengo esto para dar a los demás, y
Espero que puedas apreciarlo                                    


Un saludo impresionista.





lunes, 9 de enero de 2017

No estoy llorando porque esto sea lo suficientemente importante para mí, estoy llorando porque no lo es




Estoy llorando porque quiero formar parte de un club llamado “inútiles aficionados a todos los campos deportivos iluminados en la noche y vistos desde cualquier vehículo en movimiento”.

Estoy llorando porque quiero ser aceptada en este club, porque quiero hacer parte de algo pequeño y honesto, porque creo que como ser humano merezco un espacio singular y especifico en el cual pueda mirar al frente y sonreír sin decir nada.

Estoy llorando porque los clasificados en internet no anuncian ningún club deportivo que no se dedique en lo absoluto al deporte, sino solamente a la contemplación. Mis ojos se hinchan y mi cara se pone muy pálida como si tuviese frío y no hubiera alrededor de mí ninguna cosa viva a la que pudiera acercarme para mantenerme a salvo.

Estoy llorando porque siento que puedo hacerlo, que tengo el derecho, que no tengo otra oportunidad fuera de mí, que soy la única razón por la que estoy aquí, y que no estoy sola, que jamás estaré tan sola como creía, como pensaba, que jamás estaré fuera de nadie.


Estoy llorando porque la música que suena en la línea de emergencia no es tan conmovedora como pensé que sería.